Cuatro hábitos que puedes aplicar desde tu casa para mejorar el medio ambiente

Cuatro hábitos que puedes aplicar desde tu casa para mejorar el medio ambiente

Hay razones para preocuparse. ¿Qué pasará en los próximos años si la Tierra se vuelve un planeta inhabitable? ¿Estamos haciendo todo lo posible por evitar el incuestionable daño que sufre el medio ambiente?

Informes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) refieren que la actividad humana tiene responsabilidad directa de al menos el 50% del cambio climático en la actualidad. Aquí el informe.

Afortunadamente, hay un despertar de consciencia en buena parte de la población mundial. Ahora se entiende que más allá de lo puramente material nuestro futuro depende mucho más de contar con agua potable, aire limpio o suficientes alimentos.

Pero, más que preocuparnos, podemos tomar acciones concretas, relativamente sencillas pero muy efectivas para beneficiar el planeta y mejorar nuestra calidad de vida en las ciudades.

A continuación te indicamos algunos de los hábitos que desde tu casa o lugar de trabajo puedes llevar a cabo para cuidar el medio ambiente y ayudar a prolongar la vida del planeta.

Uso responsable del agua

Desde la escuela hemos escuchado que el agua es un recurso natural no renovable, pero muchas veces no comprendemos la importancia de ese hecho, así como no comprendemos la importancia de cuidar nuestros bosques.

Nuestro planeta ya sufre de una grave escasez del vital líquido y hay acciones concretas que desde tu hogar puedes emprender para atenuar esa situación.

Si te acostumbras a cerrar el grifo mientras te cepillas los dientes podrías ahorrar hasta un 90% de agua.

Si en lugar de lavar tu auto con una manguera a presión lo haces con una cubeta y una esponja, ahorrarás un 80% de agua.

Si pasas en la ducha solamente diez minutos podrías ahorrar más de 200 litros de agua. Bañarte en 10 minutos o menos, colocar una cubeta que acumule el líquido que sale mientras esperas el agua caliente y luego usarla para regar tus plantas, lavar platos o bajar el WC, son alternativas válidas para ahorrar y reutilizar el agua.

Uso apropiado de la energía

¿Cuántas veces has salido de tu habitación dejando la luz encendida tal vez por horas? ¿Cuántas veces has dejado algún dispositivo electrónico en Stand By por mucho tiempo sin utilizarlo?

Reemplazar las bombillas de casa por unas de bajo consumo, no dejar aparatos encendidos si no están en uso o apagar el aire acondicionado de la habitación si no hay nadie que pueda disfrutarlo en ese momento, son maneras de usar racionalmente la energía.

Igualmente, piensa en todas las ocasiones que has dejado el cargador de tu celular o laptop conectado al enchufe de la pared sin estar usándolo. Desconectarlo cuando no esté en uso es un hábito indispensable.

Ya sabemos que una ducha caliente es reconfortante y te relaja luego de un día de trabajo, pero ¿qué tal si revisas el termostato y no dejas que pase de 40 grados? Una vez apagado, ahorrarás energía y tendrás de todas formas tu ducha tibia.

Un dato importante: solamente en Estados Unidos la mitad de todas las emisiones de gases de efecto invernadero se producen de la energía que utilizan los ciudadanos para alimentar sus casas y automóviles.

Reciclar mucho más

El reciclaje es una de las vías más efectivas de combatir el calentamiento global, sobre todo cuando piensas en la enorme cantidad de plásticos que caen a los océanos para destruir la vida marina.

Y no estamos exagerando. Se estima que cada año muere un millón de criaturas marinas debido a la contaminación del plástico en los mares del planeta. Sencillamente esto tiene que detenerse.

Crear consciencia sobre la trascendencia de la clasificación de los residuos es imprescindible.

Y es que la cantidad restos de plástico que producimos es tan grande que pronto se necesitará otro planeta sólo para poder poner vertederos.

El reciclaje es provechoso porque ahorra materia prima, recursos naturales, energéticos y económicos.

Sembrar en casa

La producción de alimentos frescos para el autoconsumo en espacios pequeños como los patios de las casas, las terrazas o los balcones de los edificios se ha convertido en una marcada tendencia en América Latina.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha elaborado reportes que destacan que la agricultura urbana se ha convertido en un medio para ampliar la seguridad alimentaria en un planeta donde cada día escasean más los alimentos.

Consumir alimentos orgánicos es más saludable porque están libres de las toxinas que contienen los pesticidas, antibióticos, fertilizantes sintéticos, y otros agregados y conservantes utilizados en procesos de agricultura.

Además, habrá un menor consumo de energía a la hora de cultivarlos en casa lo que se traducirá también en un importante ahorro para tu bolsillo.

Así que no esperes más. Deja la actitud pasiva frente a un problema global y convierte en rutina diaria estos hábitos para cuidar el ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *