7 maneras en que destruimos nuestros bosques y potenciamos el cambio climático

7 maneras en que destruimos nuestros bosques y potenciamos el cambio climático

Las cifras que indican lo cerca que estamos de destruir el mundo en que vivimos son alarmantes. Sólo por dar un ejemplo, 13 millones de hectáreas de bosques se pierden cada año en todo el planeta.

Se trata de un crimen imperdonable que ya no hay manera de solventar. Si los hubiésemos mantenido con vida, esos bosques nos estarían ayudando a atenuar el cambio climático.

A muchos todavía se les escapa la real dimensión del problema. Y es que mantener con vida nuestros bosques es sostener la vida.

Nos benefician como personas y favorecen a las plantas así como a los animales por todo el trabajo incesante que realizan: acumular dióxido de carbono (CO2) y auxiliar en el control del clima y de las precipitaciones.

No es casual que se les llame “los pulmones del planeta”. Los árboles de los bosques tropicales absorben CO2 del aire, lo limpian para nosotros y por si fuera poco regulan el clima.

El tejido vivo de los árboles, llamado biomasa, es el encargado de aprisionar los gases que atrapan el calor como el CO2.

De acuerdo con investigaciones científicas bien respaldadas, tener más bosques significará reducir los sobresaltos relacionados con el clima, gigantescas tormentas, inundaciones imprevistas y sequías grandes.

Entonces, no cabe duda: los bosques son nuestros protectores.

Revisemos a continuación algunas de las formas más frecuentes en que las malas prácticas impactan nuestros bosques.

1. Cada año, la deforestación genera el 15% de las emisiones de CO2 en todo el planeta.

Los suelos quebrantados con exceso de  ramas y hojas putrefactas fabrican carbono que es liberado al aire. Reducir estas emisiones con la preservación de los bosques es tarea urgente.

De hecho, la pérdida de bosques genera más contaminación anual que todo el movimiento de aviones, trenes, automóviles y barcos en todo el planeta.

2. La tala de árboles y bosques se ha convertido en parte esencial del problema del cambio climático.

Al talar árboles para aprovechar su madera, para ser usados como combustible, o para utilizar zonas para la agricultura, su CO2 almacenado se libera al aire y hace que la temperatura de la Tierra se incremente.

La mayor parte de los bosques son destruidos por empresas madereras y otras compañías que obtienen utilidades mediante una utilización absurda de los recursos. Después de destruir un bosque entero, una gran empresa sencillamente busca otra área donde empezar de nuevo.

Por eso hay que evitar a toda cosa la deforestación indiscriminada.

3. La agricultura comercial a gran escala, que tiene como objetivo la cría de ganado, habitualmente tala toda la vegetación de las tierras y los bosques en las zonas donde se desarrolla.

Igualmente, la producción de agrocombustibles, como el etanol, que se extrae de la caña de azúcar y el aceite de palma (obtenido de la palma africana), recurre a grandes extensiones de tierra y termina en muchas ocasiones con la destrucción de bosques enteros.

4. Los criaderos de camarones se levantan en pantanos, lo que supone la tala de enormes áreas de manglares y otros tipos de vegetación que crecen en las costas.

Por si fuera poco, las comunidades de pescadores usualmente quedan sin trabajo y se genera gran contaminación del agua.

5. Los proyectos de represas gigantescas inundan vastas áreas del bosque, destruyéndolo irreversiblemente.

6. Las empresas mineras, petroleras, de gas y refresqueras devastan los bosques para desarrollar su actividad y, además, dejan desechos tóxicos que contaminan el agua, la tierra y el aire.

7. De la misma forma, las fábricas de papel que talan miles de hectáreas de bosques, dejan residuos tóxicos.

Tal vez tú como lector creas que no puedes hacer mucho al respecto, pero no es cierto.

Hay conductas sencillas que pueden ayudar a salvar bosques. Te damos varios ejemplos.

  • Utiliza productos hechos a base de fibra reciclada para sustituir papel sanitario o papelería de oficina.
  • Cancela suscripciones a publicidad por correo postal y evitarás la pérdida de mucho papel y en consecuencia, de muchos árboles.
  • Con la utilización de estados de cuenta virtuales también salvarás muchos árboles.
  • Participa en actividades de reforestación urbana y desarrollo comunitario a través del espacio público para tener más parques en tu ciudad.

Probablemente sean granos de arena, pero estarás haciendo algo significativo.

Es urgente manejar los recursos forestales de manera sostenible para permitir su desarrollo normal. De otro modo, en un momento no tan lejano todos los bosques del planeta estarán condenados a desaparecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *